Saltar al contenido
189 Visitas

Reino de Cristo :  Nueva etapa

En el mes de junio de 1970 aparecía por primera vez la revista
«Reino de Cristo», con motivo del traslado de la sede nacional
del Apostolado de la Oración de Bilbao a Madrid.
El entonces Director Nacional del Apostolado de la Oración,
el P. Luis Mª Mendizábal SJ, explicaba en su editorial que la
revista «Mensajero del Corazón de Jesús» continuaba siendo
órgano del Apostolado, «no tanto interno, no tanto
presentador y cohesionador de las actividades formales de
los centros, cuanto vocero y apóstol de un estilo de vida
actual sanamente cristiano y empapado en la visión del
Corazón de Cristo, en medio de la vida de hoy». Y añadía su
deseo de que «Reino de Cristo» resultase «un verdadero
Boletín de trabajo y formación de los centros del Apostolado.

Treinta años más tarde, en diciembre del año 2000, se
publicaba el último número de la primera etapa, tras 458
meses de andadura. Diversos motivos hicieron que dejara de
editarse e imprimirse. Se inició entonces, como órgano de
difusión para España, el Boletín de Dirigentes, que ha
sustituido durante 22 años a «Reino de Cristo».

En los últimos años, además, la Red Mundial de Oración del
Papa en España ha ido publicando mensualmente una
newsletter, centrada especialmente en ofrecer materiales
alrededor de la intención del Papa.
Queremos iniciar hoy una nueva etapa de «Reino de Cristo»,
como órgano interno de difusión de la Red Mundial de
Oración del Papa en España, que unifique los contenidos que
se presentaban tanto en el Boletín de Dirigentes como en la
newsletter mensual.

«Reino de Cristo» nació solicitando «la colaboración de todos
los centros, de todos los dirigentes y promotores, para que
resulte verdaderamente instrumento de cohesión interna del Apostolado en España», con del deseo de que «sirva para encender en los espíritus la llama del amor y del celo apostólico». Hoy, como entonces, este llamamiento no es palabrería. Hacemos nuestro de deseo de entonces de «la colaboración de todos, las sugerencias de todos. 

Intentaremos hacer de Reino de Cristo un instrumento vivo y vivificante. Bienvenidas serán siempre vuestras sugerencias y colaboraciones».