acto de confianza

Estoy tan convencido, Dios mío, de que velas sobre todos los que esperan en Ti, y de que no puede faltar cosa alguna a quien aguarda de Ti todas las cosas, que he determinado vivir de ahora en adelante sin ningún cuidado, descargando en Ti todas mis inquietudes: «en paz me acuesto y en seguida me duermo, porque Tú sólo, Señor, me haces vivir tranquilo» (Sal 4,10).

Los hombres pueden despojarme de los bienes y de la honra, las enfermedades pueden privarme de las fuerzas e instrumentos de servirte;

Yo mismo puedo perder Tu gracia pecando; pero no por eso perderé la esperanza; antes la conservaré hasta el último suspiro de mi vida y serán vanos los esfuerzos de todos los demonios del infierno por arrancármela: “en paz me duermo y al punto descanso”.

Que otros pongan su confianza en sus riquezas o en sus talentos: que descansen otros en la inocencia de su vida, o en la aspereza de su penitencia, o en la multitud de sus buenas obras, o en el fervor de sus oraciones; en cuanto a mí toda mi confianza se funda en mi misma confianza: «Tú, sólo, Señor, me haces vivir tranquilo»          (Sal 4,10).

S. Claudio de la Colombière.

OFRECIMIENTO DIARIO

Ven Espíritu Santo
inflama nuestros corazones
en las ansias redentoras del Corazón de Cristo
para que ofrezcamos de veras
nuestras personas y obras en unión con Él
por la redención del mundo.

Señor mío y Dios mío Jesucristo
Por el Corazón Inmaculado de María
me consagro a tu Corazón
y me ofrezco contigo al Padre
en tu Santo Sacrificio del altar
con mi oración y mi trabajo
sufrimientos y alegrías de hoy
en reparación de nuestros pecados
y para que venga a nosotros tu Reino.

Te pido en especial
* por el Papa y sus intenciones,
* por nuestro Obispo y sus intenciones,
* por nuestro Párroco y sus intenciones.

Sagrado Corazón de Jesús, en ti confío. Confío el pasado a tu misericordia, el presente a tu amor, y el futuro a tu providencia. Señor, en el silencio de este día que comienza, vengo a pedirte la paz, la prudencia, la fuerza, la sabiduría y la humildad. Hoy quiero mirar al mundo con ojos llenos de amor, ser paciente, comprensivo, dulce y prudente, ver por encima de las apariencias a tus hijos, como tú mismo lo ves, y así no ver más que el bien en cada uno de ellos. Cierra mis oídos a toda calumnia, guarda mi lengua de toda maldad. Cierra mi corazón y mi imaginación a todo juicio y sospecha, que solo los sentimientos caritativos permanezcan en mi Espíritu; que sea tan benévolo y alegre que todos los que se acerquen a mí sientan tu presencia.

Sagrado Corazón de Jesús revísteme de ti, que a lo largo de este día y siempre yo te irradie.

Corazón de Jesús, confío, confiaré siempre en tu bondad; por el Corazón de tu Madre, te pido que no desfallezca nunca esta mi confianza en ti, a pesar de todas las contrariedades y pruebas que yo tenga, para que siendo mi consuelo en vida, seas mi refugio en la hora de la muerte y mi gloria por toda la eternidad.  Amén.

santo rosario

SANTO ROSARIO. MISTERIOS DE GOZO, LUNES Y SÁBADOS.

SANTO ROSARIO. MISTERIOS LUMINOSOS, JUEVES.

SANTO ROSARIO. MISTERIOS DOLOROSOS, MARTES Y VIERNES.

SANTO ROSARIO. MISTERIOS GLORIOSOS, MIÉRCOLES Y DOMINGOS.

Sólo para tí ... María

Madre del Silencio (Canto Católico)
Orar con María (Hermana Glenda)
Madre (Hakuna Group Music)

ALABANZA

Contigo María (Athenas)
Confío en ti (Jesed)
Al menos tú, ámame. (Fernando Uceta)